TERROR MATEMÁTICO

Es cierto que las matemáticas intimidan: ¿Quién se atreve a disputar datos numéricos, ecuaciones complicadas o deducciones lógico-matemáticas? Por eso es tan fácil impresionar con las matemáticas y por eso hay tantos ejemplos de “terrorismo matemático”.

 

Augusto De Morgan (1806-1871), un matemático británico, cuenta la siguiente historia sobre Denis Diderot, el enciclopedista francés conocido por su ateísmo: Diderot había sido invitado por la emperatríz Catalina a la corte de Rusia y se le informó que un erudito matemático (era Euler), tenía una demostración algebraica de la existencia de Dios y que la iba a presentar ante la corte. Diderot aceptó presenciar el evento. Eric T. Bell, en su obra Los grandes matemáticos, cuenta:

 

Diderot, para quien el álgebra era chino, quedó desconcertado e intimidado por las carjadas de los presentes y, sin esperar más, pidió permiso a catalina para volver inmediatamente a Francia, permiso que le fue concedido sin dificultad.

 

 

FUENTE:

Escribir comentario

Comentarios: 0